Sonia en Soft 1a Parte

Sonia

Tiene 43 años, un marido, al que ve poco, que se llama Lluís, y dos niños, Pau (7 años) y Júlia (10 años).
Es Gerente de Marketing desde hace 4 años en Soft, una empresa de perfumes y cosméticos, ubicada en las oficinas de la Illa Diagonal de Barcelona.
Hace 5 años se trasladaron a Sant Joan Despí, a un adosado con piscina comunitaria cerca del Parque de Torreblanca, para intentar darle a los niños un entorno agradable donde crecer. Afortunadamente sus padres vivían cerca, justo en el otro lado de la nacional.

Cada vez le cuesta más esfuerzo levantarse para ir a trabajar. Lo que en otras épocas había sido un estímulo, se había transformado ahora en tedio, sobre todo en los últimos dos años, en que veía que su progresión se había quedado estancada, mientras otros compañeros continuaban aumentando su protagonismo profesional.

Lluís

Lluís también iba bastante ocupado, con sus proyectos de formación a distancia. Aunque últimamente ya no tenía que viajar tanto, y podía hacer una parte del trabajo en casa, resultaba complicado cubrir la logística de la familia. Delegaba en los suegros siempre que podía el transporte de niños arriba y abajo, y se escapaba a hacer algún pádel a Can Melic, como a mínimo una vez por semana.
Les había ido bastante bien, en general, y no pasaban angustias económicas, pero no se podían permitir el lujo de bajar el ritmo.
Lluís veía bien que Sònia progresara el máximo posible en la empresa, siempre que no le requiriera más trabajo de la cuenta ... ¡El pádel no es negociable!

Mire

Es la jefa de Sònia desde hace unos meses, ya que la habían promocionado desde Gerente de Producción a Directora de Distribución. Mire y Sonia accedieron a los cargos de Gerente con pocos meses de diferencia, pero al cabo de un tiempo Mire empezó a contar con todo el apoyo de Marcelino, uno de los socios de la compañía.
A sus 45 años, dedica toda su energía al trabajo, y aspira a ser socia de la compañía algún día.